El Club de los Poetas Muertos

Donde los sueños se funden con la realidad.

lunes, septiembre 19, 2005

Eleanor

Odiaba su vida.

Tenía la sensación que desde que tenía uso de la razón sólo había cometido errores, de la única cosa de la que no se arrepentía era del virtuosismo que había conseguido gracias a la terquedad de su padre y a las, a veces tan tediosas, clases de piano. Y ahora que él habia muerto, justo en el punto álgido de su relación padre-hija, temía exageradamente que el burdo pragmatismo de su madre la envenenase de nuevo.

Miles de indicios anunciaban que, aunque pareciese imposible, su vida sería mas decepcionante que nunca, aunque fuese por su culpa. HAsta ahora siempre había creído que sobrevivía gracias al espiritu bohemio de su padre y a la libertad de espiritu que le confería poder tocar el piano, pero en estos momentos solo le quedaba el antiguo instrumento, y lo peor de todo es que tras el fallecimiento de su padre, su madre quería quitarselo de encima, y ella no podía llevarselo al piso que compartía con su marido...lal que también consideraba un error..

Desde que eran unos adolescentes él siempre le había estado lamiendo el culo, jamás se lo había dicho, pero estaba segura que si se lo pedía daría la vida por ella. Aún y a pesar de la adoracion que mostraba, jamás había conseguido amarlo, su vulgaridad no hacía mas que incrementar la manía que sentía por su absurda y común perfección.Y no es que las cosas hubiesen cambiado con el tiempo, sólo que después de acabar demasiadas veces mal con chicos que no le convenían, y gracias en parte a la insistencia de su madre, decidió asesinar a sus sentimientos y casarse con alguien que lo daría todo por ella y que, al fin y al cabo, era lo suficientemente atractivo como para que la idea de acostarse con él no le provocase nauseas. Pero aun y eso no se podía quejar, tenía la vida mas o menos asegurada, cos que muy pcoos de sus amigos habían conseguido.

Todos estos pensamientos trotaban desbocados por su cabeza mientras cogía aire antes de entrar en lo que había sido su hogar de infancia. Tenía que ayudar a su madre a vaciar el piso de recuerdos, y de sobras sabía que eso sería muy duro.

Doña pragmática abrió la puerta y su hija la miró con tristeza, de sus progenitores sólo le quedaba aquella persona que jamás sería capaz de entenderla.

Se repartieron el trabajo y a la recen huerfana, entre otras cosas, le tocaría mirar las partituras y ver cuales estaban lo suficientemente enteras como para salvarlas...y decidir que haría con ese precioso piano que, por desgracia, tenía una sentencia de muerte revoloteando por encima de sus teclas, ya que ella no podía llevarselo a su pido, era pequeño y en él ya tenía un teclado electonico.

Ojeando entre las partituras encontró una de muy especial que había compuesto una vez su padre para ella. Era una pieza a 4 manos que a menudo habían tocado juntos, pero que se acababa de dar cuenta de que cn su habilidad actual la podria tocar ella sola sin demasiados problemas.

Y lo hizo.

Cuando acabó no pudo evitar llorar. Aunque su virtuosismo lo intentase jamás podría sustituir la presencia de su padre a su lado compartiendo el noble arte de tocar, y tenía un miedo atroz de que un día pudiese acabar olvidando las palabras que él siempre le repetía al acabar de interpretar la cancion: "Eleanor, mi princesa, vive siempre con el corazón de guia, pues no hay nada mas degradante que sobrevivir un dia a dia que es el amargo fruto del conformismo y la razón."

Por que jamás había hecho caso de ese consejo? Sabía la respuesta, sabía que su madre había sido demasiado influente en su vida.

Puso todas las partituras en una carpeta y cerró la tapa del piano. Aunque sería duro y doloroso había tomado una decisión.

Se llevaría el piano a casa, y lo sentía por él, pues era un muy buen hombre, pero se sentía incapaz de decir otro "te quiero" vacío de sentimiento. Había tomado una decisión, seguiría el consejo de su padre, dejaría que el corazón le hiciese de guía.

6 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Buena historia, emotiva. Has hecho una buena elección contandolo en tercera persona. Sin embargo, cuida un poquito más las formas.

El Mago:*

00:30  
Blogger lucyingals34624478 said...

i thought your blog was cool and i think you may like this cool Website. now just Click Here

06:16  
Blogger ElaineHolmes said...

Lo de cambiar a su marido por el piano me parece una decisión muy inteligente. xD No, en serio, es una historia muy sentida. Pero digo también lo que Mago: ojo con las formas.

19:17  
Blogger lluneta said...

Gracias por los comentarios ^^

Cuando decís formas os referís a la manera de redactar los hechos, ideas, etc?
Es que no acabo de entender lo que quereis decir x__x

02:17  
Anonymous Anónimo said...

Cosas como "uso de la razón" en vez de "uso de razón", al principio del segundo párrafo usas dos veces muy seguidas "aunque", frases demasiado largas, lo que te obliga a hacerlas intrincadas y al lector a desenmarañarlas, "asesinar a sus sentimientos" es una expresión poco afortunada, puedes ponerla mejor,... ese tipo de cosas. No sigo, pero sé que lo entiendes. Al escribir algo emotivo tienes que conseguir que el lector no tenga que pensar, porque si no se disipa la emotividad (te lo digo yo, que no soy capaz de escribir nada emotivo).

De todas formas, trabaja el estilo, pulelo y cuenta más historias como esta.

El Mago:*

14:53  
Blogger lluneta said...

Vale, entendido, ahora si.
Gracias por la aclaración, lo tendré en cuenta en próximas historias.

Hasta pronto ^^

15:41  

Publicar un comentario

<< Home