El Club de los Poetas Muertos

Donde los sueños se funden con la realidad.

domingo, marzo 19, 2006

Ausencia

…Y mi ángel me abandonó.

Me dejó sola, tirada en el barro. El pelo, sucio, me caía sobre la cara, tapándome los ojos, unos ojos llenos de desolación. Los puños apretados, las vestiduras hechas harapos, así me había dejado y así me quedaría para siempre.

En mi alma, la rabia y la frustración tejían una red de soledad que me empañaba los ojos, en los cuales la imagen de su partida se reflejaba una y otra vez, recordándome a cada instante que ya no estaba.

No sabía exactamente qué hacía allí, sólo sentía aflicción, un dolor que me quemaba por dentro. Era el mismo dolor que sentí cuando, tiempo atrás, mi musa también se marchó.

Venían a mi mente imágenes que no podía olvidar, estaban tatuadas en mi ánima. Veía montañas de libros ardiendo, novelas desgarradas, páginas por los suelos, estanterías derrumbadas… Recordaba perfectamente ese día, en el que el mundo lloró de angustia por la muerte de algo tan preciado como es la inspiración. Desde aquel día sufría espasmos cada vez que sentía en mi nuca el estertor de la soledad en la que me había sumido.

Observaba el movimiento de las nubes, grises y cargadas de electricidad, sin inmutarme. Ya nada importaba, sólo estábamos yo y mi agonía. Había vagado por lugares yermos, sin vida, hasta llegar a ese barrizal…

…y mi ángel me abandonó.

6 Comments:

Blogger Ozimandias said...

Sin saber de qué va, sin conocerte, es un relato bello. Sabiéndolo, es mejor aún.

23:55  
Blogger lluneta said...

Nunca jamás dejes que un ángel te lleve por encima de barrizales y espinos. Jamás confíes en su vuelo, ni dependas de sus alas.
Una vez conocí a uno, que, además, sabía hacer mágia, y me enseñó que, aunque bellos y perfectos, también son muy caprichosos.

Me gusta mucho, a ver si seguimos con este ritmos, que ultimamente esto estaba un poco paradito. Leer cosas bonitas a menudo es maravilloso.

16:30  
Blogger Drew said...

La verdad es que hacía muchísimo que no escribía nada, la inspiración (mi musa, la nombro en el relato) me había abandonado, pero parece que ha vuelto un poquito... Sólo se me ocurren historias que tienen que ver con ese ángel, como continuaciones de todo esto... quizá escriba algo más.

19:04  
Blogger lluneta said...

No te preocupes por la inspiracion, las musas también son son caprichosas, o por lo menos eso me pasa a mi.

Puedo pasarme meses sin escribir nada, sin ser capaz de imaginarme una escena sin importancia de una historia vacía, y luego vuelve, de golpe, y me paso un buen rato dando vueltas en la cama porque la inspiración no me deja ni dormir.

Sigue escribiendo sobre el ángel, aunque solo sea para ti (pero que no sea así, por favor!), el resto le seguirá.

22:33  
Blogger Drew said...

Pero es que no puedo evitarlo, todo lo que se me ocurre del ángel es así, yo soy una pesimista...

22:09  
Blogger lluneta said...

Te ha pasado algo malo ultimamente? Quizas vienen de aquí las ganas de descargar del ángel.
Hay historias que necesitas sacartelas de dentro, que las notas como una bola encallada en el cuello... quizas si te quitas esta puedes digerir mas.

22:36  

Publicar un comentario

<< Home